Cómo ser donante de médula?

Cómo ser donante de médula?

Esta intervención consiste en sustituir las células enfermas del paciente por células sanas de un donante.

¿Qué pasos debo seguir si quiero ser donante?

  • Debes firmar el consentimiento de que estás informado y un impreso de registro.
  • Contactar con el centro de referencia más cercano a tu localidad de residencia.
  • Para cualquier consulta sobre el Plan Nacional de Donación de Médula Ósea llama al teléfono de información 900 102 688.

¿Para qué se utiliza la médula ósea?

La médula ósea es un tejido, en él se fabrican las células de la sangre y del sistema inmunitario. En la médula ósea anidan las células madre también denominadas progenitores hematopoyéticos, capaces de producir todas las células de la sangre (glóbulos blancos o leucocitos, Los glóbulos rojos o hematíes y las Las plaquetas).

¿Qué es ser un donante compatible?

Ser compatible significa que las células del donante y del paciente pueden convivir indefinidamente en el receptor y esto es debido a que las células tienen en su superficie una serie de proteínas, denominadas antígenos leucocitarios humanos que las diferencian de las células de otro organismo.

La máxima probabilidad de encontrar un donante compatible se produce entre los hermanos del
paciente o entre familiares de primer grado (padres e hijos)

¿Por qué puedo no ser compatible?

Si los HLA son distintos, los linfocitos de la sangre con capacidad de detectar la presencia de células con antígenos HLA distintos a los suyos los destruirían. Este mecanismo de defensa es responsable del rechazo de órganos y de injertos cuando se efectúan trasplantes.

¿Por qué debería hacerme un transplante de médula?

El trasplante solo está indicado en casos en los que la médula ósea permite su curación al sustituir las células defectuosas por otras normales procedentes de un donante sano.

Contraindicaciones para la donación.

Padecer alguna de las siguientes enfermedades:
– Hipertensión arterial no controlada
– Diabetes mellitus insulinodependiente
– Enfermedad cardiovascular, pulmonar, hepática, hematológica u otra patología que suponga un riesgo sobreañadido de complicaciones durante la donación.
– Enfermedad tumoral maligna, hematológica o autoinmune que suponga riesgo de transmisión para el receptor.
– Infección por virus de la hepatitis B o C, virus de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o por otros agentes potencialmente contagiosos.
– Algún factor de riesgo de SIDA (anticuerpos anti-VIH positivos, drogadicción por vía intravenosa, relaciones sexuales múltiples, ser pareja de uno de los anteriores, ser hemofílico o pareja sexual de hemofílico, lesiones con material contaminado en el último año).
– Haber sido dado de baja definitiva como donante de sangre.

Además de las anteriores son contraindicación de la donación de progenitores de sangre periférica:

– Tener antecedentes de enfermedad inflamatoria ocular (iritis, episcleritis) o fibromiálgia.
– Tener antecedentes o factores de riesgo de trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar.
– Recibir tratamiento con litio.
– Tener recuentos de plaquetas inferiores a 120.000 ml.
Son contra indicaciones temporales:
– El embarazo, ya que tras el alumbramiento y una vez concluida la lactancia se puede ser donante
– Los tratamiento anticoagulantes o antiagregantes con aspirina, dipiridamol o similares, en función de la duración de los mismos.
– Obesidad mórbida
– Malformaciones del cuello o la columna vertebral
– Posibles alergias a los anestésicos y déficit enzimáticos familiares, entre otros.

A %d blogueros les gusta esto: