Fases del duelo que afronta una persona frente a la muerte

Fases del duelo que afronta una persona frente a la muerte

Etapas por las que las personas pasan a la hora de afrontar la muerte, ya sea propia o de un ser querido.

Negación.
Actitud de negar o ignorar la existencia de la proximidad de la muerte. Puede ser total (No, yo no puedo morirme o No, él no se muere) o parcial (Tengo cáncer con metástasis pero no es nada). La negación busca luchar contra la impotencia de la situación para intentar encontrarse mejor.

Ira.
Es el enfado con la situación. El cuerpo como respuesta natural busca revelarse contra la situación. El objetivo de nuestra ira varía, puede ser con nosotros mismos, las personas que nos rodean, familiares o amigos, médicos o incluso por creencias con nuestro dios.

Negociación.
Es un paso posterior a la ira al ver que ésta, no nos aporta nada de lo esperado más allá de más frustración. Una vez se es presa de la desesperación se implora al destino o a través de creencias a nuestro dios que cambie el destino y desaparezca la muerte. La persona adopta un papel dócil o distinto ante la esperanza de alargar su vida.

Depresión.
Cuando el fin se acerca y se es más consciente o la realidad es más palpable, aparece la depresión. La desesperación e impotencia nos lleva a un estado de decaimiento. La tristeza cumple la función de minimizar el gasto de recursos ante una situación irresoluble.

Aceptación.
Cuando la depresión ya ha quedado atrás al ser aceptada la realidad, asimilada la sensación de impotencia que puede haber producido la pérdida o consciencia de la situación como algo que debe pasar. Pasamos a un estado de ánimo no intenso con altibajos pero más tranquilo. La persona en esa fase de aceptación será capaz de asimilar lo que ha sucedido o sucederá y levantar la cabeza hacia el futuro o tiempo que le quede. Además de interpretar de manera distinta el significado de lo perdido o de lo que viene. Sin culpar a nadie.