Ictus, prevención y factores de riesgo

Ictus, prevención y factores de riesgo

Tipos de Ictus se distinguen dos tipos:

  • Los Isquémicos: Producidos por la obstrucción de vasos sanguíneos, que impiden el riego en una parte del cerebro.
  • Los Hemorrágicos causados por la rotura de ramas arteriales y la consiguiente hemorragia cerebral. Se producen con menor frecuencia pero tienen una tasa de mortalidad mayor.

El 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Ictus, la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad permanente en los adultos de los países occidentales. Cualquier persona puede padecer un ictus aunque las posibilidades aumentan a partir de los 60 años.

Factores de riesgo:

Hipertensión arterial

Diabetes

Enfermedades cardíacas sobre todo angina de pecho o infarto de miocardio

Fibrilación auricular una arritmia

Dislipemia (elevación del colesterol y triglicéridos)

Apnea del sueño

Obesidad o sobrepeso

Antecedentes familiares

Hábitos de vida nocivos (droga, tabaquismo, abuso de alcohol, sedentarismo y el estrés).

Síntomas del ictus

Perdida de fuerza o sensibilidad en la mitad del cuerpo.

De forma total o parcial perdida de la visión o visión borrosa.

Dificultad para hablar o para entender lo que nos dicen.

Dolor de cabeza muy intenso, con un comienzo brusco y diferente al habitual.

“Si un paciente que ha sufrido un ictus es atendido por un neurólogo en las primeras horas, la probabilidad de fallecer o quedar con una discapacidad grave se reduce a la mitad”

Consejo: Tomar naranjas y pomelos ayuda a reducir el riesgo de ictus.