Tratamiento para las lesiones de menisco

Tratamiento para las lesiones de menisco

Prevención

En las lesiones de menisco, un buen calentamiento sin forzar el menisco reducirá la probabilidad de rotura.

Tratamiento

Para las lesiones de menisco, el tratamiento varía en función de la gravedad, afectación, dolor en el afectado o la edad. En algunos casos se podrá recurrir a la intervención quirúrgica.

Tratamiento Quirúrgico, operación de menisco por artroscopia.

Tenemos dos tipos de intervenciones, que pueden requerir de la extirpación del trozo afectado, lo que denominamos meniscectomía, así como de la sutura de la lesión, sutura meniscal.

Es una intervención sencilla, que requiere anestesia local o en la mayoría de los casos raquídea (esta anestesia consiste en dormir tan sólo la zona inferior del cuerpo del paciente). La anestesia raquídea se realiza introduciendo los fármacos anestésicos dentro del canal espinal. Con este tipo de anestesia evitamos la necesidad de intubar al paciente como sucede en la anestesia total.

 

Preoperatorio

  • Analítica de sangre.
  • Electrocardiograma para conocer la salud del corazón del paciente.
  • Placa de tórax, no siempre se realiza esta prueba, determina que la tráquea del paciente se encuentra bien colocada.

Cuando se trate de tratamiento no quirúrgico, las mejores soluciones son las siguientes:

Reposo: en casi todas las lesiones, durante la primera fase hay que recurrir al reposo. De no ser así, las molestias se mantendrían y la parte afectada no se acabaría de recuperar del todo.

Compresión: con un vendaje conseguiremos proteger la parte afectada y lucharemos contra el desarrollo de la hinchazón.

Hielo: tiene una propiedad analgésica y antiinflamatoria. Procura no ponerla de forma directa sobre la piel para no sufrir quemaduras.

Elevación: eleva la parte afectada por encima de la línea del corazón para evitar la inflamación.

Fármacos: también se pueden incorporar fármacos para paliar los efectos del dolor y la inflamación